Manejo Holístico en el Ejido Cieneguita 2014

Municipio de San Felipe.

Estado de Guanajuato.

La gente.

Son personas ya grandes con edad promedio de 60 años, rango de 32 a 79 años, ejidatarios todos, mujeres y hombres. Gente de campo que en general se consideran más agricultores que ganaderos, aún y cuando su mayor ingreso viene de la ganadería extensiva en el sistema Vaca-Becerro.

La escolaridad promedio del grupo de ejidatarios, alrededor de 100 en total, es de 7.14 años, la gran mayoría no concluyó la educación primaria y no tienen el hábito de la lectura. Se defienden escribiendo lo necesario y hacer las cuentas de su negocio que es la ganadería y agricultura.

En la agricultura alcanzan a sembrar una hectárea con riego, y la distribuyen entre maíz y chile, para asegurar las tortillas, los chiles para la casa y si hay buena cosecha venden sus excedentes en el mercado local.

Aquí una muestra de la “pasera”, secado al sol de la cosecha de chiles sabrosos para adobos, mole y para lo que le agrade al cliente. Chiles puya, guajillo, chilaca, así les nombran para estos lares.

En general la parcela anda por las 8 a 10 ha, entonces siembran de temporal entre 7 y 9 ha, generalmente de maíz criollo, con labranza convencional y todo los costos económicos, sociales y ecológicos que implica. Siembran el maíz para asegurar el subsidio del Gobierno Federal, el llamado Procampo y hoy reinventado como Pro Agro; también con la esperanza de cosechar grano para vender al mercado local, lo cual ocurre en 3 de cada 10 años. Los 7 restantes esperan al menos recoger el rastrojo para alimentar sus ganados durante el normal periodo de estiaje que puede ocurrir de octubre a junio.

Un mal forraje y a elevados costos, pero toda una inercia de varias décadas que para romperla se requiere de largos procesos de sensibilización, organización, labor de extensionismo in situ, para lo cual no hay suficiente cobertura por parte de las dependencias de gobierno municipal, estatal y federal. Todo un desafío a este rezago del campo en México.

Aquí va la cosecha del 2013, como les digo un mal forraje a precio de lujo. De la parcela, cortado, “amonado”, cargado a la camioneta y transportado a los corrales de traspatio, luego a molerlo, encostalarlo y suministrarlo a partir de noviembre-diciembre hasta que llegue de nuevo el rebrote de los zacates en los potreros y llevar el ganado a pacer. Muchísimo trabajo y poca entrada de dinero al bolsillo. Mayormente es bosa saca y poco bosa mete.

El promedio de vacas por ejidatario es de 5 y en general el hato es de 510 cabezas, de un total de 54 dueños de ganado. El hato promedio es de 9.44cabezas, pero el rango va de 1 a 37 cabezas por ejidatario. Es decir que cerca de la mitad de los ejidatarios no poseen ganado, hablando de bovinos carne.

Entre las fortalezas del grupo de ejidatarios ganaderos, es que han logrado unificar todos sus hatos en una sola manada, la cual pastorean en las tierras de uso común durante la temporada de crecimiento rápido que varía de julio a octubre, habiendo años que inicia en junio y termina en noviembre.

El manejo del ganado en grupo lo hacen para vacunar, colocar aretes de identificación oficiales (SINIIGA) a través de un Técnico Identificador y la campaña de tuberculosis igualmente a través de médicos acreditados.

En la imagen la campaña de vacunación de 2013, una de las faenas que realizan como grupo.

Tierra

Cuentan con 1,500 ha de tierras de uso común, distribuidas en seis potreros con vegetación de pastizal de cactus-acacia de acuerdo a su fisonomía actual. Hay todo un desafío para volver a un pastizal de zacates amacollados tanto de época de verano, como de otoño-invierno.

Dedicadas a la agricultura de temporal principalmente, y en menor superficie con riego, cuentan con 1,050 ha, las cuales también pastorean una vez que han levantado las cosechas, a partir de enero y a lo mucho hasta marzo, porque una vez que comienzan a labrar la tierra, ya no meten ganado a la zona de cultivos. Zona que tienen cercada y conformada por así llamarlo por cinco potreros de rastrojos y pastoreo de cabeceras, donde se desarrolla abundante pastizal, gracias a la recuperación o periodo sin ganado de hasta 10 meses al año.

Contraste entre el potrero donde el ganado pastorea a lo largo de la temporada de verano y una cabecera de parcela que descansa del pastoreo a lo largo de la temporada de verano.

Hay que ablandar el suelo, pero antes hay que ablandar nuestros corazones.

Fotos tomadas el mismo día, en el mismo ejido Cieneguita, pero en distintos potreros.

El sitio de la foto superior tiene pastoreo continuo durante el verano y el de la inferior, tiene descanso continuo durante el verano.

Contexto holístico

En un consenso de asamblea, los ejidatarios de Cieneguita se propusieron la siguiente meta o contexto holístico:

“Somos un ejido unido a través del trabajo en equipo, abiertos al diálogo y organizados para tomar decisiones democráticamente en nuestra Asamblea. Por ello nuestra principal actividad económica en las Tierras de Uso Común es la cría de ganado bovino para venta de becerros al destete. Y se basa en que las Tierras de Uso Común están cubiertas con zacates nativos perennes, hierbas y arbustos, que dan alimento, protección y sombra suficiente a nuestros ganados, así como a los animales silvestres. La erosión del suelo está controlada por la cubierta de vegetación, suelo con buen contenido de materia orgánica y con buena capacidad de almacenar el agua de la lluvia, logrando eficiencia en el ciclo del agua.”

Planeación holística del pastoreo 2104

Para iniciar con el plan abierto de pastoreo holístico programado, nos estamos basando en los potreros con que actualmente cuenta el Ejido Cieneguita.

Los potreros del 1 al 6 son tierras de agostadero de uso común y los potreros numerados del 7 al 11 son tierras parceladas donde los ejidatarios llevan a cabo sus cultivos tradicionales principalmente de secano y una quinta parte con riegos de auxilio de la presa Cieneguita.

Línea base de Indicadores de Sustentabilidad.

Esta Línea de Base se compone de indicadores Sociales, Económicos y Ecológicos, los cuales se determinaron de julio a noviembre de 2013.

Vale comentar que los indicadores más robustos, fáciles, económicos y rápidos de obtener, son parámetros del suelo como materia orgánica, dureza o resistencia a la penetración, densidad aparente y la capacidad de infiltración. Asociados a aspectos sociales, económicos y atributos de la comunidad biológica.

Plan abierto…

Se dio por inicio el plan abierto del pastoreo holístico programado, el 5 de julio de 2014, con una lluvia acumulada de 238.8 mm y comienzo de crecimiento a partir del 30 de mayo de 2014, de acuerdo a los datos de evaporación y precipitación de la estación de La Quemada.

Luego de 37 días de iniciado el crecimiento ya se tuvieron las primeras floraciones de zacate navajita Bouteloua gracilis, pero solo en individuos protegidos entre arbustos espinosos o fuera del alcance del ganado.

Por el contrario, en los sitios expuestos al ganado, en la misma fecha de inicio del plan abierto, el aspecto general es de zacates de talla baja, pobre vigor.

Más claro ni el agua de manantial. La diferencia la hace el manejo del pastoreo.