Ejido El Tesoro, municipio de Apaseo El Grande, estado de Guanajuato.

Viernes 14 de Septiembre de 2012.

Durante seis meses, de enero a junio de 2012, se llevó a cabo el pastoreo en temporada de latencia de los agostaderos de uso común del ejido, alrededor de 90 hectáreas, que traían un sobre-descanso de varias décadas. No se cuenta con cerco perimetral, pero como están rodeadas de parcelas en las que se siembra maíz de temporal, prácticamente no se pastorea durante la temporada de crecimiento rápido que coincide con las lluvias de verano.

Aquí se muestran los resultados logrados con el pastoreo planeado con enfoque holístico, usando una manada de 50 vacas, con la ayuda de un vaquero que diariamente las estuvo llevando a pastorear e impactar sobre los zacates viejos y moribundos, durante toda la temporada de latencia.

En esta imagen podemos observar que el material viejo de plantas decrepitas, prácticamente ha sido incorporado al suelo como contribuyente de mantillo y materia orgánica e descomposición. El aspecto es el de un pastizal renovado y en proceso de vigorización de sus zacates perennes.

El zacate navajita banderita Bouteloua curtipendula, es la especie perenne que se ha recuperado favorablemente:

Y para estas latitudes abajeñas, ha sido una grata sorpresa encontrarnos también en recuperación el zacate navajita azul B. gracilis y lo que falta por mostrar el potencial de crecimiento que tiene en estos ambientes con suelos vertizoles de color negro.

Las plantas moribundas que estaban cubiertas de material viejo, en su mayoría eran del zacate trenza Heteropogon contortus, el cual muestra recuperación donde se estimaba que ya había muerto. Todo gracias al impacto animal y el pastoreo en manada, mediante el cual se incorporó el material viejo al suelo, la precipitación acumulada en el año de 500 mm aproximadamente y al descanso de la tierra.