Lunes 13 de agosto de 2012.

Tal y como se acordó en la sesión pasada con el grupo, la gente se organizó para hacer el arreo de ganado de los vecinos que tradicionalmente pastorea en los agostaderos de uso común del ejido Aranjuez. Lo que se pretende lograr con esta práctica son los siguientes objetivos:

  1. Vivir el trabajo como grupo, arreglando el potrero de 10 hectáreas que hicieron las mujeres años atrás, para hacer en este una prueba de pastoreo holístico programado.
  2. Concentrar el ganado que anda suelto por todas las tierras de uso común, en el potrero arreglado, donde su pueda contar e identificar por parte de los dueños, para que paguen la cuota correspondiente a la temporada 2012.

Se cumplió con el objetivo de trabajo común y los ejidatarios trabajaron el fin de semana previo a la fecha acordada con el PSP.

El potrero quedó arreglado desde el domingo pasado, gracias al trabajo del grupo y la participación de sus familias. Se puede observar el cerco de piedra del potrero y la incipiente y modesta recuperación de los zacates, debido a décadas de pastoreo continuo. Sin embargo, se decidió hacer la prueba de pastoreo durante un día, con el fin de hacer impacto animal con los animales que se lograran juntar.

El arreo del ganado se hizo a pie en los alrededores del potrero arreglado y los de a caballo arrearon el de los lugares más retirados.

Ganado en la entrada del potrero…

Desde luego que entre el ganado arreado al potrero de prueba, no podía faltar la caballada, por cierto en aceptables carnes.

El ganado criollo con algo de encaste de razas europeas, se mostraba inquieto al concentrarlo en un potrero pequeño y sin abrevadero. Sin embargo, se tomó la decisión con los dueños de los animales, de llevarlos a abrevar al arroyo cercano del potero de la Mesa del Pino y regresarlos para que terminaran de impactar el potrero de prueba y sacarlos al día siguiente, para llevarlos al potrero de Las Papas.

Respecto al impacto animal, aún y cuando solo se juntaron alrededor de 50 cabezas de ganado entre bovinos y equinos, se logró el objetivo, rompiendo la costra, dejando estiércol y orina sobre el suelo y “calentando” los zacates con el vaho de los hocicones rumiantes.

Entre los detalles encontrados durante la prueba, salta el asunto de la basura, sobre todo de los plásticos que pueden ocasionar problemas en el rumen de los animales.

Otro tema es el de las moscas, que suponemos que con el movimiento rápido del ganado durante la temporada de crecimiento rápido de verano, puede romper el ciclo del insecto y así evitar que el ganado llegue a potreros en el momento de la eclosión de los huevecillos.

Finalmente un regalo para los amantes de las flores nativas, una dalia roja en plena floración, parte del paisaje de estos lugares.